Asociándonos a los astilleros

Las botaduras, por lo general, crean una gran expectación.

Los enormes barcos se bautizan y, después, se botan al agua con una gran fiesta. Es el final de un proceso de fabricación que dura meses, y este proceso se caracteriza por la gran cantidad de materiales pesados que deben transportarse para el mismo.

Dentro de y entre las naves, los componentes de los barcos están en constante movimiento de una fase de los trabajos de fabricación a otra. Este proceso también puede observase en Braila, Rumanía. Aquí, la empresa VARD, parte de Fincantieri Group, opera dos de los astilleros del país.

Un ángulo de giro de +/- 130 ° para los giros más cerrados

La empresa emplea dos transportadores de astilleros Cometto, tipo SYT 3/2, para asegurarse de que todos los elementos individuales se aúnan al final del proceso para crear un magnífico barco. “Dado que VARD está muy satisfecha con el rendimiento de su primer vehículo a lo largo de estos años, decidió adquirir un segundo vehículo idéntico a este”, explica el responsabile vendite , Giovanni Monti.

Con estos dos vehículos especiales, VARD transporta una amplia variedad de componentes en el astillero de Braila. La superficie de cada plataforma de carga es de 75 m² y pueden llevar hasta 156 toneladas cada una. Como los vehículos propulsados hidrostáticamente pueden acoplarse juntos, ofrecen una flexibilidad máxima en lo que respecta a las dimensiones de la carga útil que pueden transportar. El ángulo de giro de +/- 130 grados en ambas direcciones significa que es posible realizar giros circulares en los espacios más reducidos.

La tecnología más avanzada para la máxima seguridad

“Es la precisión de su dirección y su potente elevación hidráulica lo que hace que estos transportadores sean tan valiosos para la logística de nuestros astilleros”, declara Giovanni Monti, enumerando sus ventajas, y añade: “El control electrónico de altura y la compensación de eje hidráulica hacen que la carga se distribuya de forma equitativa entre todas las ruedas, independientemente del terreno”.

En VARD, en Rumanía, el operario, desde su cabina ergonómica, puede confiar en que cuenta con la tecnología más moderna. El sistema digital de diagnóstico proporciona toda la información de control necesaria en tiempo real. Es un caso de tecnología sofisticada puesta al servicio de la seguridad óptima del transporte, tal y como explica Giovanni Monti. “El ordenador de a bordo proporciona información constante del peso y del centro de carga. La protección contra el viento de la unidad y su ajuste de potencia automático proporcionan apoyo adicional”.

La seguridad es lo primero, y está garantizada gracias al meticuloso diseño de nuestras tecnologías. Esto significa que los transportadores de astilleros Cometto seguirán realizando las tareas más duras en Braila en los años venideros.

Share onLinkedIn